¡Suscríbete al blog! Todas las canciones de los lunes en tu Spotify

sábado, diciembre 09, 2006

La Oreja de Van Gogh

Este viernes fue el penúltimo concierto de la gira 2006 de La Oreja de Van Gogh. Y fue, además, el de mayor público de la gira. Para terminar, fue en Las Palmas de Gran Canaria. Y ahí estaba yo, con mi novia en el concierto. Encima fui de gorra, porque mi novia me regaló las entradas por mi cumpleaños (Que es el miércoles que viene) y yo no tuve que pagar nada.

Antes de continuar, SÍ, me gusta La Oreja de Van Gogh y SÍ, me gusta el heavy metal. Como dicen mis amigos, estoy hecho toda una mujer. Aclarado esto, sigo contando:

Llegamos al concierto una hora antes (Aunque salimos dos horas antes de mi casa… Gracias, transporte público), y ya estaba a rebosar. Nos colocamos a una distancia prudente y nos pusimos a esperar. Y la verdad es que se nota que no son canarios, porque el concierto empezó a las 10 en punto, como estaba previsto. Eso sí, llovió bastante. Y eso en Canarias es algo sorprendentemente raro.


Aquí podemos ver lo que yo considero “distancia prudente”. O sea, avanzar hasta que no nos deje seguir la gente.

Justo delante de mí había un tío que no se movió ni un segundo durante todo el concierto, no cantó nada, ni dio palmas, iba vestido con un anorak abultado y, de vez en cuando miraba el reloj y echaba vistazos hacia atrás. Si en mitad del concierto hubiera aparecido Jack Bauer, no hubiera dudado en placar a este hombre, porque seguro que sería el terrorista. Dejando de lado el terrorista, el concierto moló mucho, tocaron durante hora y media (Más 10 minutos de bises) incluso haciendo fusiones entre varias canciones para tocar más. Además, tocaron versiones de algunas de sus canciones más conocidas, lo cuál mola.

Pero lo que más moló fue la puesta en escena, pues tenían una pantalla en la parte de atrás que, en algunas canciones, proyectaba una suerte de videoclips. Uno de ellos moló mucho, con los integrantes del grupo hechos en plan muñeco manga. Eché en falta que Amaia Montero hablara más con el público, pero la verdad es que cuando lo hacía, quedaba de puta madre.


Y todavía hay quien dice que lo sicodélico se acabó en los setenta.


Una vez terminó el concierto, mi novia y yo fuimos a la caza del autógrafo. Activé el radar de Solid Snake y salimos del estadio donde se celebró el concierto, pero nos dirigimos hacia el lado contrario del resto de la gente. Dimos la vuelta al estadio y llegamos a la salida del backstage. Después de hacer un par de pruebas y comprobar que los policías no terminaban con una exclamación encima de sus cabezas, nos colamos con todo el morro. Y resulta que había invitados VIP que, al finalizar el concierto, podían acudir a una sesión de firmas del grupo. Así que nos dirigimos a la puerta donde se firmaban los autógrafos. El segurita que estaba allí no nos dejó entrar, porque para ser VIp se necesitaba una pegatina naranja que te acredite (Tecnología punta, chavales…). Encima empezó a llover al más puro Matrix Revolutions y tuvimos que alejarnos de la puerta para parapetarnos.


En ese momento me maldije por no traer el camuflaje óptico (Puto Otacón ¿Porqué cojones tuve que salvar a Meryl?). Al final mi novia le preguntó a una familia que estaba allí esperando que dejara de llover que si nos podía dejar sus pegatinas VIP. Nos las dejó y nosotros pasamos adentro, pero todavía quedaba el Manager-Final Boss. Nos dijo que había pasado el último grupo de fans y que no recibían a más, pero mandó a alguien a preguntar si podíamos pasar. Al final nos dejaron pasar, me puse la mano en la cara, la bajé lentamente y, mientras sonaba un chiu-chiu-chiu, pude comprobar que mi barra de vida se ampliaba ligeramente. Genial.

Pasamos y nos firmaron un disco a cada uno, además queríamos sacarnos una foto con ellos, pero la cámara se había quedado sin pilas y sólo daba tiempo a encender la cámara y poco más. Después de varios intentos con la cámara sin resultado, el manager empezó a meter prisa. Y en el último intento, vimos salir el flash de la cámara. Premio.


Y, bueno, como acudir a este concierto es posible que me baje rangos de machote, vamos a intentar subir algún invocando al espíritu de JotaCe y descontextualizar un poco. Y es que, una imagen vale más que mil palabras.


En fin, nada más. Viva en tener morro.

Adiós.

4 comentarios:

Chenko dijo...

Vaya hombre, menuda suerte de poder pasar a verlos, yo me contenté con ver el concierto como buenamente pude.

Sí a LOVG, aunque seamos hombres. ¡Coño! xD

Thor dijo...

puta mierda la oreja de vanpelo y su madre, panda de bastardos ... el poder de vin diesel y greyskull caera sobre ti en forma de lluvia de hachas... marica, mas k marica! me das asco y ganas de vomitar... arrrrrrrrrrg... te arrancare las entrañas a ritmo de manowar y te apaleare hasta ke gimas pidiendo ke acabe con tu sufrimiento ...

In Flames se sale
Danwfall se sale ...

Th0r, the fury of your maker hand.

Álvaro Loman dijo...

¿Ves? Con comentarios civilizados como el de thor, la gente se entiende y la violencia no fluye entre nosotros. Además se abre un profundo y respetuoso debate sobre los gustos de la gente. Es por eso que voy a contestar con la misma educación:

¿Yo marica? ¿Y Thor qué? A esas edades y todavía jugando con el martillo que te venía con el He-Man. Eso por no mencionar esas trenzas, que son más gays que un autocine proyectando The Rocky Horror Picture Show... ¿O no le viste como miraba con ojitos melosos a Tony Stark en The Ultimates.
Uyuyuyuyuyyyy, ya se oyen campanas de boda.

Y si no, aprende de Chenko. Que tiene un blog de zombies y va a ver La Oreja de Van Gogh. Eso es tener claro su sexualidad, coño... Por cierto, como mola eso de que las imágenes se carguen encima de la página. Me tienes que enseñar a hacerlo :)

PD: Tengo más rangos de marica que los seguidores de Barbra Streisard y George Michael juntos ¿ALGÚN PROBLEMA?

Chenko dijo...

Lo de las imágenes es sencillo, simplemente copiar y pegar código en el html. En este enlace se explica paso a paso, no tiene pérdida. ;)

¡Un saludo!