¡Suscríbete al blog! Todas las canciones de los lunes en tu Spotify

lunes, abril 06, 2009

Alex Ubago & Amaia Montero - Sin miedo a nada

La gente me odia por muchos motivos, entre los que se incluye (sin ningún orden particular):

·El 90% de mis chistes.
·Mi amor incondicional por Mission: Impossible 2.
·Mi odio irracional contra El Resplandor.
·Mi intención de poner Episodio I a mis hijos en primer lugar.
·Mi odio (totalmente justificado) a las pelis de 300 y Watchmen.
·El otro 10% de mis chistes.
·Mi éxito con las mujeres.
·Lo poco que me crece el pelo de la barba.
·Mi ingente cantidad de tiempo libre (conseguida principalmente gracias a no estudiar, eso sí :-S).
·Mi obsesión por decir obscenidades cada vez más gordas (como mi...).
·Mi amor por Diosa, de Garth Ennis.
·Mi sobredimensionado odio por el movimiento Otaku.

Pero, sobre todo:
·Mi amor completo (y demasiadas veces confesado) por Álex Ubago y La Oreja de Van Gogh.

Así que cuando se grabó la versión de la canción Sin miedo a nada de Álex Ubago (que nunca quiso ser cantante, sino jugador profesional de billar, pero que grabó un disco como regalo a su novia y su padre le llevó una copia a un productor musical amigo suyo que vio el potencial... Y eso viniendo de un hombre que descubrió a Duncan Dhu, es para tenerlo en cuenta) junto a la ex-cantante de La Oreja de Van Gogh, Amaia Montero (dicen que después de esta grabación, estuvieron liados un tiempo... ¡Aquí hay tomate!), no tuve más remedio que amar la canción con toda la pasión de mi corazón.

Y eso, que lo disfrutéis. Os dejo con la horrible grabación de un directo donde se demuestra lo soso que es Álex Ubago y lo gorda que estaba Amaia por aquel entonces. Atención a los segundos finales, donde Álex Ubago da las gracias al público con una voz que te hace pensar seriamente que lo anterior era simplemente playback.






Me muero por suplicarte que no te vayas, mi vida,
me muero por escucharte decir las cosas que nunca digas,
más me callo y te marchas,
mantengo la esperanza
de ser capaz algún día
de no esconder las heridas
que me duelen al pensar que te voy queriendo cada día un poco más
¿Cuanto tiempo vamos a esperar?

Me muero por abrazarte y que me abraces tan fuerte,
me muero por divertirte y que me beses cuando despierte
acomodado en tu pecho, hasta que el sol aparezca.
Me voy perdiendo en tu aroma,
me voy perdiendo en tus labios que se acercan
susurrando palabras que llegan a este pobre corazón,
voy sintiendo el fuego en mi interior.

Me muero por conocerte, saber qué es lo que piensas,
abrir todas tus puertas
y vencer esas tormentas que nos quieran abatir,
centrar en tus ojos mi mirada,
cantar contigo al alba
besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
y ver en tu rostro cada día
crecer esa semilla
crear, soñar, dejar todo surgir,
aparcando el miedo a sufrir.

Me muero por explicarte lo que pasa por mi mente,
me muero por intrigarte y seguir siendo capaz de sorprenderte,
sentir cada día ese flechazo al verte,
¿Qué más dará lo que digan?¿Qué más dará lo que piensen?
Si estoy loco es cosa mía
y ahora vuelvo a mirar el mundo a mi favor,
vuelvo a ver brillar la luz del sol.

Me muero por conocerte, saber qué es lo que piensas,
abrir todas tus puertas
vencer esas tormentas que nos quieran abatir,
centrar en tus ojos mi mirada,
cantar contigo al alba
besarnos hasta desgastarnos nuestros labios
y ver en tu rostro cada día
crecer esa semilla
crear, soñar, dejar todo surgir,
aparcando el miedo a sufrir.


DUDA EXISTENCIAL de la semana:
·Y eso por no hablar de mi alocado amor por Malagueña Salerosa...

7 comentarios:

Jandro dijo...

oye, pues si ke te odio. Mision Imposible 2 es peli de domingo, 300 es la peli del año (pasado) y el Resplandor es una obra de arte. El movimiento otaku es cierto que es absurdo por ciertos lados, pero los buenos otakus son gente interesante.

Alex Ubago, el eterno padecedor... si todo lo que canta fuera cierto, seria para suicidarse. O es mu tonto y todas las mujeres le joden la vida, o es que solo ha tenido una novia y recae como un constipao mal curado!

Enfin, que cada uno tiene lo suyo. A mi me gusta el opening de One Piece en castellano, el café con leche de avena, odio las fiestas en general (fallas, moros y cristianos en mi ciudad...) y amo Starship Troopers y The fast and the furious, por no hablar de lo que AMO a Buffy cazavampiros. Enfin...

salut!

dijo...

Solo voy a decir una palabra...

¡¡¡MUERTE!!!

Y eso...

PD: El captcha me ha puesto una palabra pronunciable, "ticates"... No tendrá significado, ¡pero puedo pronunciarla! xD

Anónimo dijo...

yo te odio por todos esos motivos como todo el mundo, pero también y me parece muy importante recalcarlo, porque no quieres jugar al Erasmus bingo card.ea.

Saludos
El Farmaceútico.

PD: Ya estoy en Las Palmas, llámame pa enseñarte el bro code.

Álvaro Loman dijo...

Jandro: ¡Exacto! Peli de domingo... ¡El día del señor! xDD

Por lo demás, he de reconocer que The Fast & The Furious me encantó... La primera, claro. Aunque tengo curiosidad por ver la cuarta, que vuelve a salir mi calvo predilecto.

M_al_cubo: Tú deja que me deje perilla, que entonces seré perfecto y tendremos que hablar...

Farmaceútico: ¡Coño, es verdad! No me acordaba que volvías. Sacaré hueco para verte un día destos. :-D

Juanjo Ramírez dijo...

Malagueeeñaaaaa, saleroooosaaaaa.... Besar tus labios quisieraaaaaa, beeesaaaaaar tus labios quisieeeeera...y desiiiiirte niña hermoooosaaaaaaaaaaaaa!!!

Ésa es una de las pocas cosas que has dicho que no te hacen merecedor de un odio visceral :P

Claro que Álex y Amaia son sosos. ¡Porque son donostiarras! Yo convivo entre ellos, así que compadéceme.

Mira la entrevista de Amaia Montero que se le hizo hace poco en Vaya Semanita y dime si esto es normal:

http://www.youtube.com/watch?v=i6ePYnKpkU0

Si aguantas este primer trozo, hay otros dos más, igual de surrealistas o más!!

Thor dijo...

Mereces morir.
Aunque eso ya lo sabias.
Hola.

Th0r

Álvaro Loman dijo...

Juanjo: xDDD ¡Gran canción, sí señor! Yo me vicié a la canción con el final de Kill Bill 2. Desde entonces, no he podido sacármela de la cabeza...

Thor: ¡Y yo a ti, amorcito!