¡Suscríbete al blog! Todas las canciones de los lunes en tu Spotify

martes, enero 13, 2009

Las Segundas Partes que Nunca Quisiste Ver

En esta ocasión traemos a...

Mary Poppins 2


El tribunal está repleto. En primera fila hay dos niños muy bien vestidos, con los ojos hundidos de tanto llorar. A su lado, su padre se muestra profundamente apenado, con el bombín roto y el cuello de la camisa deshecho.

El juez entra en la sala y todos se ponen en pie. Las cadenas de las piernas tintinean cuando Mary Poppins se levanta con su mono naranja de presidiaria.

JUEZ: Hoy trataremos el caso de "El pueblo contra Mary Poppins", acusada de pervertir menores, homicidio en primer grado, conspiración por asesinato, trafico de estupefacientes y obligar a menores a tomarlos [Se oye un murmullo generalizado en la sala] ¿Cuál es el primer testigo de hoy, señor fiscal?

FISCAL: Llamo al estrado a la señorita Mary Poppins, señoría.

Mary Poppins se sienta en el estrado y el policía que la acompaña le retira los cerrojos de manos y pies. Le pide que jure sobre la biblia y, una vez hecho, le cede el turno al fiscal.

FISCAL: ¿Es usted Mary Poppins?

MARY POPPINS: Exactamente, señor.

FISCAL: ¿Es verdad que el año pasado estuvo trabajando en calidad de niñera del hombre [Señala al hombre del bombín roto] que se sienta en primera fila?

MARY POPPINS: Exactamente.

FISCAL: ¿Cuál era su cometido en la casa, señorita Poppins?

MARY POPPINS: Cuidar de los pequeños Jane y Michael, por supuesto [Señala dulcemente a los dos niños que lloran] No lloréis, niños míos, todo es un malentendid...

JUEZ: Hable únicamente al fiscal, por favor.

FISCAL: ¿Mantuvo usted relaciones sexuales con el señor Banks?

Un enorme "Ohh" de asombro inunda la sala.

MARY POPPINS: ¿Qué? ¡No! ¡¡Por supuesto que no!!

FISCAL: ¿Entonces qué consiguió usted a cambio de facilitar el ascenso del señor Banks dentro del banco en que trabajaba?

MARY POPPINS: ¿Yo? ¡Yo no hice eso!

FISCAL: ¿Niega usted haber ayudado en el homicidio del contable que acababa de DESPEDIR al señor Banks?

MARY POPPINS: Por supuesto que sí.

FISCAL (A la mujer que mecanografía el caso): Quiero que conste en acta esa negativa, por favor.

El fiscal va a su mesa y recoge una bolsa con pruebas.

FISCAL: Quiero presentar ante el jurado la prueba 7-B. Una declaración jurada del hijo del contable del banco que dice que el señor Banks contó al contable el chiste, y cito textualmente "El otro día conocí a un hombre con una pata de palo llamado Smith. Y el otro responde ¿Y cómo se llamaba la otra pata?" ¿Quién enseñó ese chiste al señor Banks?

MARY POPPINS: Creo que fue el pequeño Michael, señor.

FISCAL: ¿Y dónde aprendió dicho chiste?

MARY POPPINS: Un día fui a visitar a un amigo con los niños y este lo contó durante la merienda.

FISCAL: ¿Dónde se produjo dicha merienda?

MARY POPPINS: En el techo, por supuesto.

FISCAL: ¿Ha dicho que MERENDARON en el techo de la casa?

MARY POPPINS: Sí, té con pastas.

FISCAL: ¿Qué llevaba el té? ¿Alguna variedad de Cannabis?

MARY POPPINS: ¿Me acusa de consumir drogas?

FISCAL: ¡Por supuesto! ¡¡Estaban merendando en el techo!! ¿Quién era ese amigo?

MARY POPPINS: Pues...

FISCAL: Era su camello ¿Verdad?

MARY POPPINS: ¡No!

FISCAL: Probaron la mercancía allí mismo, una dosis pequeña ¿No es así?

MARY POPPINS: En mi vida he consumido ningún tipo de sustancia alucinógena.

MICHAEL: ¡Es cierto! ¡¡Merendamos en el techo!! ¡¡¡Fue un par de días después de ir a la cafetería atendida por pingüinos y antes de que los deshollinadores entraran en casa por la chimenea!!!

FISCAL: ¿Han escuchado? ¡El niño tiene el síndrome de abstinencia!

JANE: ¡No es cierto! Mary Poppins es una niñera encantadora y nos ayudó mucho. Como aquella vez que nos resfriamos por que llovía durante la carrera de monturas del tiovivo y nos dio jarabe para la tos que sacó de su bolso mágico.

FISCAL: ¿Bolso mágico? ¿Podría explicar eso, señorita Poppins?

MARY POPPINS: Tengo un bolso en que introduzco todos mis enseres, incluido mi perchero. De allí saqué el jarabe, sí.

FISCAL: ¿Sigue afirmando que usted no trafica con drogas?

MARY POPPINS: ¡Por supuesto!

El fiscal vuelve a su mesa y coge otra bolsa con pruebas.

FISCAL: Señoría, quiero presentar al jurado la prueba 1-D, los dos peniques que fueron el arma homicida.

Mary Poppins se euda pálida.

FISCAL: ¿Reconoce estos peniques?

MARY POPPINS: Nunca antes los había visto, lo siento...

FISCAL: ¿Ah, sí? Yo pienso que usted los había visto y que... los impregnó de jarabe.

MARY POPPINS: ¿Cómo?

FISCAL: Después de un estudio toxicológico se ha podido demostrar que estas monedas tenían una sustancia muy concentrada de una droga conocida como LSD, que provoca alucinaciones y, en gente muy décil, puede provocar la muerte.

MARY POPPINS: No tengo nada que...

FISCAL: ¡Ahora, señoría, quiero aportar la prueba 3-B! El supuesto "jarabe para la tos" que Mary Poppins administraba a los niños y a ella misma durante su estancia en la casa del señor y la señora Banks.

MARY POPPINS: ¡Devuélvame eso!

FISCAL: Otro estudio toxicológico ha demostrado que la misma sustancia adherida a la superficie de los peniques se encuentra, disuelta, en este jarabe.

MARY POPPINS: Pero...

FISCAL: ¡¡En los peniques se encontraba en tal cantidad que el mero roce o la inhalación de la droga causaba efectos alucinógenos en los presentes.

MARY POPPINS: Yo no...

FISCAL: ¡Usted sabía eso! Usted fue a "merendar al techo" con su camello para comprar una dosis lo suficientemente concentrada de la droga como para matar a un hombre anciano.

JANE: ¡¡Mary Poppins, dile que eso no es verdad!!

FISCAL: ¡Hizo que Michael se los devolviera a su padre para que los llevara al banco en un intento por recuperar su empleo! Pero usted no quería arriesgarse a que le echaran ¡No! Usted quería asesinar al anciano, para que el señor Banks ocupara su lugar en la cúpula directiva.

MARY POPPINS: ¡Está mintiendo!

FISCAL: Sabía que el estricto código moral del señor Banks no le permitiría asesinar a su propio jefe, así que usted lo hizo por él ¿Verdad? Además se aseguró de que Michael le contara el chiste que desencadenaría el ataque de risa que desembocaría en un ataque al corazón del anciano.

MARY POPPINS: ¡¡¡NO!!!

FISCAL: La única pregunta es ¿Por qué? ¿Por qué mató al anciano? ¿Qué ganaba usted con ello?

MARY POPPINS: ¡¡¡¡¡No hice nada!!!!!

FISCAL: ¿Se beneficiaba usted al señor Banks, verdad? Por eso consiguió el puesto ante tanta competencia mucho más formada que usted ¿No? Le dejaba "meterle el perchero en su bolso mágico" ¿No es así?

MARY POPPINS: ¡¡SÍ!! ¡¡Lo admito!! ¡¡¡FUI YO!!! ¡¡¡¡YO LO MATÉ!!!! ¡YO DROGUÉ LAS MONEDAS! ¡YO ASESINÉ AL POBRE HOMBRE!

Mary Poppins se echa a llorar desconsolada.

MARY POPPINS: ¡Pero nunca hice nada con el señor Banks! ¡¡NUNCA!!

FISCAL: ¿Entonces por qué lo hizo?

MARY POPPINS: ¡Bert me obligó! ¡¡Ese maldito hombre-orquesta, deshollinador, pintor de cuadros me obligó!! Debía convertir a los niños en adictos a las drogas para poder venderselas luego él.

FISCAL: ¿Y usted....

MARY POPPINS: ¡Vi que el padre iba a perder su empleo y tuve que evitarlo! ¡¡Si hubiera perdido el empleo, no habrían tenido dinero para comprar drogas!! ¡Tuve que matarlo! ¡¡Era la única manera!! Si no lo hubiera hecho, él me habría negado mi dosis... ¡¡Y necesito mi dosis!! ¡¡¡POR FAVOR, AYÚDENME!!!

Mary Poppins se derrumba sobre el estrado, suplicando ayuda, mientras todos en la sala permanecen en silencio.

Todos menos Michael y Jane, que empiezan a notar otra vez el síndrome de abstinencia y no pueden evitar llorar.

FISCAL: No hay más preguntas, señoría...

FIN

PD: Si os ha dolido leerlo, imaginad lo que me ha dolido a mi no sólo escribirlo... Sino imaginarlo.

4 comentarios:

[Oth] dijo...

madre mia... pobrecito... que cacau mental debes tener jajajaja

Anónimo dijo...

jajajaja. Mola. examen en hora y media. Deseáme suerte.

El farmaceútico.

Sandman dijo...

Joooder. Tu si que tomas LSD cabron...

Álvaro Loman dijo...

Oth: Sí... Y mucho...

Farmaceútico: Gracias! Y... ¿Suerte?

Sandman: Es que el LSD normal se había acabado, así que seguí con el cabrón, que además es más barato...

Coff, coff.